Log In

Mantenga limpios sus aspersores

Por el Ing. Agr. Ricardo de Udaeta.

Siempre que hablamos de “automático” pensamos que el término se refiere a que debería trabajar por si solo, sin ayuda. En efecto, esto muchas veces es así, pero muchas cosas que son “automáticas” también requieren de cierta ayuda externa. Tal es el caso de los sistemas de riego automáticos, que se encargan de distribuir el agua en los tiempos y momentos determinados por quien le dio la orden, y funcionan de manera casi automática todo el tiempo.

Sin embargo, nada es para siempre, y el sistema requiere de ayuda externa para continuar funcionando correctamente. Como ya hemos visto en otros artículos que hemos publicado, los aspersores pierden su nivelación y hay que volver a nivelarlos, también pierden su arco de riego y hay que volver a fijarlo, y en varias oportunidades pueden quedar sucios con deshechos que vienen con el agua de riego y es necesario limpiarlos a fondo. Tal es el caso de la foto, en la que vemos un fairway inmaculado (bermuda amarilla en pleno invierno) y un aspersor sucio que ha quedado perdiendo agua ocasionando una mancha marrón de humedad y barro, muy poco estética.

Es preciso comprender que, más allá de la instalación inicial, todo lleva un cierto mantenimiento, y el riego no se escapa de esa regla. La limpieza de aspersores es engorrosa y muy laboriosa, pero imprescindible si queremos evitar escenas como las de la foto.

Tagged under:

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account