Log In

Ing. Agr. Enrique “Quique” Muñoz: Homenaje a un Amigo

Por el Ing. Agr. Ricardo de Udaeta.

Corrían los años ´80. El Club de Golf del Uruguay me había llamado en 3 años consecutivos (siempre en diciembre o enero), para ver qué podían hacer con sus greens, ya que todos los veranos entre 7 y 9 greens perdían casi la totalidad del césped. Por ese entonces, yo era Director de Canchas de la AAG, y como reciprocidad entre Asociaciones colaborábamos con el club más importante del Uruguay.

Ya en mi primera visita junto al Director de Cancha Sr. Simón Bercowitz dejé por escrito mi diagnóstico: el CGU debía reconstruir la vieja base de sus greens a las nuevas normas USGA de construcción, ya que los greens de tierra con bentgrass y Poa annua y sin drenajes no toleraban la deficiente calidad del agua de Punta Carretas. En el segundo año, llega nuevamente el llamado de Simón lamentándose de haber perdido el césped en varios greens y le pregunto: “¿Reconstruyeron algún green?”, y ante la negativa volví a viajar y le envié el mismo informe del primer año. En el tercer año, ante el nuevo llamado desesperado de Simón vuelvo a preguntar: “¿Reconstruyeron algún green?”, y ante la negativa le dije que no viajaría, pero tanto insistió que volví a viajar y le envié el mismo informe de los años anteriores, con solo un cambio en la fecha.

Al cuarto año, en el mes de enero, recibo un llamado. “Hola Ing. Udaeta, Ud no me conoce, soy el Ing. Enrique Muñoz, Vice Director de Cancha del CGU. Simón tuvo que viajar por diversos compromisos y me dejó a cargo de la cancha. Tengo 9 greens que han perdido el césped y me dijeron que me comunicara con Ud.”. En mi mejor tono diplomático, le conté la historia al Ing. Muñoz, le dije que no viajaría, y le sugerí que tomara mis informes anteriores y siguiera los lineamientos que allí figuraban. La respuesta no tardó en llegar: “¿Qué informes? No me dejaron nada… Por favor le pido que venga y vamos a cumplir con todo lo que nos deje indicado”. Debo reconocer que lo vi tan desamparado y fue tan convincente, que volví a viajar, volví a dejarle el mismo informe de siempre, y así iniciamos el proceso de reconstrucción de los greens del CGU y una amistad inquebrantable hasta el día de hoy.

Quique era productor agropecuario, y no había tenido contacto con el césped de manera profesional hasta el día en que nos conocimos. Un día, llevándome de regreso al aeropuerto, me deslizó la siguiente reflexión: “Qué buen trabajo tenés. Te has especializado y has logrado reunir el deporte que amas con tu profesión. Lamentablemente yo ya estoy viejo para arrancar de nuevo.” Y, como siempre, no pude evitar darle mi opinión: “Quique, nunca es tarde para empezar. Solo tenés que animarte.” Y en ese momento me di cuenta que lo había dejado pensando, y lleno de preguntas.

Como buen vasco, no solo se animó, sino que se convirtió en el referente número uno del Uruguay en césped y campos deportivos. Amante de MacKenzie, también se animó a incursionar en el diseño de campos de golf junto al Arq. Jorge Armas, diseñando y construyendo la cancha de La Tahona, club del cual fue fundador, capitán y directivo. En cuanto a capacitación, participamos de una innumerable cantidad de seminarios juntos e hicimos un gran número de viajes y visitas a campos de golf y campeonatos. Desarrollamos relaciones internacionales para nuestros países en materia de césped con la USGA, GCSAA, BIGGA y otras organizaciones que no tenían precedentes para esa época. Trabajamos juntos gran cantidad de años asesorando clubes en Uruguay, inclusive durante esta pandemia cuando yo estuve imposibilitado de viajar. Hablar de la enorme carrera profesional de Quique sería interminable. Un incansable, un inquieto, un gran inquisidor y curioso, un gran compañero y un excelente profesional. Y en lo personal, un queridísimo padre de familia y esposo, y un Amigo con mayúsculas, de esos que se encuentra muy pocas veces en la vida, y que supo cosechar cariño y afecto con cada paso que dió.

Este maldito virus hizo que Quique nos dejara esta semana. El miércoles pasado me saludó por mi cumpleaños y este lunes ya no estaba más. Pero no es así de simple. Quique dejó un legado y una huella en todos los que lo conocimos que va a quedar por siempre dentro nuestro. Se fue el profesional pero no el Amigo. Gracias totales Quique, por tu compromiso y por todo lo que nos diste. Todas mis gracias, Amigo.

Tagged under:

14 Comments

  1. Jorge V. Garasino

    Estimado Ricardo..en parte me tocó vivir de cerca todo tu relato y el nacimiento del vínculo amistoso con Quique Muñoz, que yo también
    tuve la suerte de disfrutar.
    Quique Muñoz fue un exquisito Amigo además de un distinguidísimo profesional de la ciencia agronómica.
    En estos momentos de profunda tristeza por su repentina partida, me animo a despedir a Quique Muñoz con estas definiciones. FUE SIEMPRE CÁLIDO EN EL AFECTO Y FIRME EN LA VITUD..
    Q.E.P.D.

  2. Guillermo Busso

    Lo lamento mucho, muy triste, se fue un gran profesional pero sobre todo una gran persona. Mi mas sentido pesame a toda su familia y amigos.

  3. HERNAN MANRIQUE

    Quique fue un tipazo, también lo conocí en sus (nuestros) inicios. En forma directa o indirecta, tuvimos relación en todos los proyecto que realizamos en la R.O.U. He disfrutado de su amistad por décadas, profesional, inteligente y “metedor”, Un gran compañero de trabajo y honorable como pocos. Su ausencia es enorme y lo extrañaré siempre.

  4. Marilú White

    El cielo recibe a otro ángel . Tuve la suerte de conocer Enrique y compartir varias charlas en las reuniones de agrónomos. Excelente persona. Cariños para su familia.

  5. Fernando Etcheverry

    Ricardo, excelente recuerdo y semblanza de un gran amigo, mejor persona y buen profesional, al que extrañaremos mucho.Su pérdida es un impacto y nos deja una gran pena.Tuve la suerte de compartir todo ese exitoso proceso que referis, del cual Quique fue un impulsor y referente principal. Siendo asimismo, el promotor y responsable de la instalación del riego automático, lo que definitivamente transformó el estado de nuestra cancha. Vaya el merecido reconocimiento a su persona y a su obra en CGU. Abrazo.

  6. Pedro Faget

    Querido Ricardo, hago mías tus sentidas palabras!!!
    En aquellas primeras épocas, yo era directivo de Punta Carretas y fui testigo de tus primeras incursiones en el Club y tu relacionamiento con Quique.
    Supe entonces de tu incidencia en que Quique se involucra en el tema, de cómo lo entusiasmarse, lo guiaste y relacionaste.
    Fue de tu mano que Quique se convirtió en en el excelente profesional que resultó. Absoluto referente en el golf uruguayo. Por supuesto que sin desmedro de su capacidad, inteligencia y dedicación, amén de su propia calidad humana, todo lo cual extrañaremos, tanto golfistas como ajenos.
    Espero Ricardo que tus visitas al Club sigan produciéndose, siempre serás bien recibido como un excelente amigo.
    Un gran abrazo, Pedro Faget

  7. Agustin Leindekar

    Q lindas y justas palabras Ricardo.

    Quique era uno de esos tipos q tenían los valores muy presentes todo el tiempo.

    Un caballero.

    Lo vamos a extrañar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account