Log In

Golf y sequía: 5 cosas que todo golfista debería saber

Por George Waters, Manager of Green Section Education, USGA.

Cuando un césped se encuentra bajo stress hídrico, entra en una dormición inducida a través de la cual reduce su crecimiento y pierde su color (George Waters).

Los campos de golf pueden enfrentar sequías, y los problemas que vienen asociados con ellas. Inclusive aquellos campos que normalmente reciben lluvias suficientes, pueden experimentar daños serios luego de unas pocas semanas de clima seco y cálido, especialmente si no cuentan con una adecuada fuente de agua o con una buena cobertura de riego. Con las sequías siendo una preocupación en muchas áreas, a continuación 5 cosas que todo golfista debería saber:

Las sequías tienen efectos variables en los campos de golf.
Canchas que se encuentran en la misma área pueden experimentar diferente impacto en una sequía, dependiendo del tipo de césped que tengan, el sistema de riego y la fuente de agua.

La sequía expone las debilidades.
En pocos días de clima cálido y seco se puede apreciar donde la cobertura de riego no es la adecuada, y si el tipo de césped podrá tolerar y recuperarse de la falta de agua. Si el daño ocurre frecuentemente, habrá que hacer un upgrade del sistema de riego, o bien plantar especies de césped más tolerantes a la sequía.

Esté preparado para ver césped marrón.
Cuando un césped se encuentra bajo stress hídrico, entra en una dormición inducida a través de la cual reduce su crecimiento y pierde su color. En muchos casos no se muere, y retoma su color al volver la humedad. Este césped dormido es mucho más vulnerable al daño por tráfico, por lo cual en lo posible se debe evitar pisarlo.

A cualquier campo de golf le puede suceder.
Los campos que reciben adecuada cantidad de agua de lluvia pueden ser más vulnerables al daño en una sequía ya que por lo general no tienen la cobertura de riego necesaria para suplir la falta de lluvias. No hay nada más que un superintendente pueda hacer en estos casos más que mantener sanas las áreas de juego y esperar pacientemente la lluvia.

Los campos de golf deberían planificar para el peor escenario.
Hay muchas cosas que se pueden hacer. Desarrollar un plan de emergencia para sequías podría ser un buen principio. Esto permite determinar cuánta agua se necesita al año y dónde se aplicará en caso de sequía. El plan también puede aportar ideas para mejorar el sistema de riego y cambiar a especies de césped más tolerantes a la falta de agua.

Los patrones de agua van cambiando. Que un campo hoy no tenga problemas no significa que no los vaya a tener en el futuro, por lo cual es crítico prepararse a través de un plan a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account