Log In

El sistema de riego requiere un mantenimiento constante

Por el Ing. Agr. Ricardo de Udaeta.

Pocas veces se toma dimensión de lo que significa el mantenimiento de un sistema de riego. Desde el día en que se proyecta instalar un sistema de riego en un campo deportivo, se debería tener bien claro cuáles son las tareas que involucran su mantenimiento periódico y las horas hombre que insumirán estas tareas.

Si pensamos en un campo de golf, que puede contar con 500 o más aspersores, el trabajo es sin duda importante. Los aspersores requieren limpieza frecuente, ya que pueden taparse por impurezas en el agua de riego; requieren chequeo de nivelación y volverlos a su posición horizontal o paralela al suelo; requieren ajustar su profundidad ya que el crecimiento del césped o prácticas como el topdressing pueden dejarlos por debajo o sobre el nivel del suelo; requieren ser revisados por posibles daños ocasionados en sus carcasas por los equipos de corte; requieren revisar que el arco de giro siga siendo el asignado desde un principio; requieren revisar que las boquillas no estén gastadas y se encuentren en condiciones; requieren revisar que el aspersor en efecto gira y no se encuentra trabado; requieren revisar que no tengan pérdidas de agua por fallas en el sellado; requieren el recorte del césped que crece alrededor para que no queden tapados por el césped, etc., etc. Y ni siquiera empezamos a hablar del sistema de control, del sistema de bombeo, de la laguna de riego, y tampoco de las posibles roturas que puedan ir apareciendo con el desgaste de los materiales y el paso del tiempo.

Un sistema de riego requiere mano de obra permanente. Al menos un operario especializado debería estar dedicado 100% al mantenimiento de una inversión tan importante y de la cual depende en gran medida la calidad del campo deportivo que manejamos.

Tagged under:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account