Log In

Carros en el camino, también con extrema sequía

Por el Ing. Agr. Ricardo de Udaeta.

El tránsito de carros en los campos de golf suele ser muy común, especialmente en primavera y verano. Por lo general, con buen tiempo y con suelo firme, se permite a los carros circular por casi todo el campo, excepto por los entornos de los greens donde la concentración de tránsito puede ocasionar un importante daño al césped.

Es común que en otoño e invierno se limite el tránsito de carros solamente a los caminos, debiendo el jugador ir hasta su pelota caminando. Esto ocurre en especial los días de mucha humedad en el suelo, luego de una lluvia.

Sin embargo, existe una situación que pocos contemplan, y es el daño que se ocasiona al césped cuando se transita en medio de una sequía con el césped sometido a un importante estrés hídrico. Cuando las huellas de los carros quedan marcadas sobre el césped amarillo, el daño puede ser significativo y podría demorar la recuperación del césped cuando se retomen las condiciones de humedad luego de las lluvias.

Por ende, resulta beneficioso tomar algunas medidas de precaución para los casos de extremas sequías en campos donde los carros suelen circular libremente. Se pueden cerrar con sogas o carteles los sectores más propensos al daño, y hasta en casos extremos en que se juega solo con carros, limitar en los peores momentos a que los carros circulen solamente por los caminos.

Proteger al césped en tiempos de estrés brindará resultados positivos cuando llegue el momento de la recuperación.

Se aprecian muy bien las marcas de los carros (ruedas anchas y ruedas angostas) sobre el césped y suelo secos.

Tagged under:

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account