Log In
.

¿Cómo afecta a mi juego el estrés del césped en verano?

Sin importar el clima, a los superintendentes se les pide frecuentemente llevar el césped de los greens a su límite, con el fin de satisfacer las expectativas de los jugadores. Los superintendentes, frente al intenso calor del verano, se ven ante un verdadero dilema: continuar insistiendo para alcanzar velocidades de greens rápidas, ante el riesgo de dañar el césped, o fallar a favor de la opción segura incrementando las alturas de corte, corriendo el riesgo de recibir quejas acerca de una disminución en la velocidad de los greens. Los superintendentes caminan la delicada línea entre estas opciones, en un esfuerzo para proveer condiciones de juego de calidad en el verano. Sin embargo, cuando aparece el calor, ellos deben estar preparados para realizar ajustes que protejan a largo plazo la salud y la jugabilidad de sus greens.

Un ajuste que los superintendentes suelen realizar para proteger los greens durante períodos de calor es incrementar la altura del corte. Cortar el césped a una altura baja es una práctica común cuando se busca alcanzar altas velocidades de greens.. Desafortunadamente, esto deja poca área foliar en el césped para la fotosíntesis. Durante períodos de calor, el césped cortado extremadamente corto tiene dificultades para producir suficiente energía, y puede declinar rápidamente.

Además, las alturas de corte ultra bajas durante períodos cálidos hacen al césped vulnerable ante enfermedades, y reduce su habilidad para tolerar otros tipos de estrés, tales como los ocasionados por insectos, tráfico, sequía, sombra y drenaje deficiente. Como resultado, hay un serio riesgo de pérdida de césped, la cual puede conllevar a condiciones de juego irregulares y pérdidas en ingresos. Como mínimo, serán requeridos recursos extra, con el fin de mantener una calidad aceptable de greens cuando el césped afectado por el calor es cortado excesivamente bajo.

Los golfistas pueden contribuir a mantener greens más sanos y fluidos durante períodos de calor al ser pacientes si se presentan velocidades de greens temporalmente lentas. Una decisión conservadora y tomada en buen momento de incrementar la altura de corte, podría ser la diferencia entre greens sanos y muertos.

La próxima vez que usted vea a un superintendente revisando los greens en una tarde extremadamente calurosa, tenga a bien expresar interés y entendimiento acerca de los pasos que están siendo tomados, con fines de proteger los greens ante el desgaste del calor de verano. Trabajar juntos es la mejor manera de proteger una cancha de golf.

El presente artículo fue aportado a TGMdigital por la USGA y extraído de su página web.

Tagged under:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account