Log In
.

¿Son realistas sus expectativas respecto a su cancha?

Por la R&A

Cambiar la percepción común acerca de lo que los golfistas realmente necesitan y quieren puede ayudarlo a desarrollar un negocio mucho más exitoso.

Habiendo visto y leído múltiples veces acerca de canchas resplandecientes, verdes y altamente refinadas alrededor del mundo, los golfistas pueden verse fácilmente inclinados a pensar que sus propias necesidades de juego pueden únicamente ser satisfechas disponiendo de similares condiciones impecables en sus clubes locales. Lo que es, sin embargo, frecuentemente ignorado, es que desarrollar esos estándares incluye amplios presupuestos y regímenes de mantenimiento intensivos, lo que no es posible para el club de golf común. Más allá de los costos económicos involucrados con esta aproximación, un manejo intensivo puede, también, tener consecuencias tanto sociales como ambientales, altamente negativas, si no se adhiere estrictamente a precauciones apropiadas. En el actual clima de declive de membresías, ningún club querrá mala publicidad. Además, con una conciencia ambiental creciente, junto con legislaciones y presupuestos que presionan cada vez más, uno sugeriría que semejantes enfoques de manejo no serán posibles, sostenibles o permisibles en el futuro. Puede ser también cuestionado si son, incluso, necesarias.

La gente juega al golf por la diversión, competición y el desafío del juego, por la interacción social y por el amor a estar afuera. La marca de una buena cancha de golf es, por ende, una que:

  • Ofrece un nivel de juego deseable a lo largo del año.
  • Provee superficies de juego regulares y consistentes.
  • Es desafiante para el jugador de bajo hándicap, pero igualmente disfrutable para el principiante.
  • Se ubica armoniosamente dentro del ambiente natural local, y suma al paisaje del vecindario.
  • Refleja un buen valor por el precio, referido a lo que cuesta jugar, y las condiciones ofrecidas.
  • Interactúa positiva y proactivamente con las comunidades locales.
  • Funciona como un modelo de negocio sustentable para los operadores de cancha.

Ninguno de estos parámetros es, de hecho, dependiente del color del césped, de la complejidad de los bunkers o del alineamiento de los árboles, por ejemplo.

La apariencia de la cancha, el color de su césped y las características del juego variarán naturalmente a lo largo de las temporadas, y con las cambiantes condiciones climáticas, esto es algo para lo que los golfistas tienen que estar preparados. En su forma más genuina, el golf es un juego natural, jugado en superficies de césped. Parte del desafío y, por ende, del disfrute, nace de la adaptación a las condiciones que le son presentadas en el día; de “jugar la cancha como se la encuentra”.

Lo que es importante es la consistencia y la regularidad; las condiciones en el putting green de práctica deberían ser un reflejo de lo que será encontrado en los propios 18 hoyos de la cancha. La R&A sostiene que unas condiciones de juego francas, firmes, rápidas y secas (provistas por un césped en sano crecimiento) son los objetivos a largo plazo más sustentables para los clubes. Simultáneamente, estas condiciones proveen, también, la prueba más justa y verdadera de las capacidades de juego de un golfista. El esfuerzo por desarrollar y mantener estas condiciones a lo largo de su cancha:

  • Desarrollará superficies de juego firmes que puedan sostener un juego frecuente.
  • Favorecerá y premiará un buen tiro gracias a su consistencia.
  • Reducirá el impacto medioambiental, al reducir los requerimientos de agua y químicos.
  • Ofrecerá un juego de golf accesible para el jugador, siendo que los costos de mantenimiento pueden verse reducidos.
  • Dejará una buena marca en la comunidad local por la operación y el compromiso con la sustentabilidad de su club.

Comunicar este mensaje claramente a sus socios y clientes le asegurará tener su apoyo en hacer avanzar al club hacia esa dirección. Algunos golfistas creen que saben lo que quieren, pero puede depender de usted la labor de desafiar sus creencias, y demostrar por qué un enfoque sustentable es, realmente, lo mejor para su cancha y para el juego.

El presente artículo fue aportado a TGMdigital por la R&A, y extraído de su página web.

Tagged under:

1 Comment

  1. Ricardo Helman Reply

    Excelente artículo que se adapta perfectamente a las realidades de muchos clubes en Argentina. Saber donde se está parado, mantener unas expectativas alcanzables y sustentables en el tiempo son factores que los dirigentes de clubes deberíamos contemplar a diario.
    saludos cordiales. Ricardo Helman, Golf Puerto Belgrano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account