Log In
.

Mantenimiento preventivo de los sistemas de riego

Por la USGA Green Section

Los sistemas de riego son una especie de misterio para la mayoría de los golfistas – aunque algunos de sus componentes, tales como los aspersores, cajas de válvulas y satélites de campo se encuentran por encima del suelo y a la vista de todos, la mayoría de la infraestructura se encuentra bajo tierra, o ubicada en áreas que no entran en juego. Además, es poco probable que usted vea el sistema de riego en funcionamiento, dado que se enciende principalmente de noche. Aunque pueda sorprenderle, los sistemas de riego modernos en las canchas de golf pueden consistir en 2.500 aspersores, 300 millas de cable subterráneo, y puede costar 1,5 millones de dólares o más su instalación o reemplazo. Visible o no, el mantenimiento de rutina es esencial para preservar la capacidad operativa de los sistemas de riego, y así poder mantener condiciones de juego de alta calidad.

Las sequías sumadas a un énfasis creciente en la conservación del agua y el objetivo de ofrecer las mejores condiciones de juego posibles orientan el foco de los superintendentes hacia sus sistemas de riego, para asegurarse que el agua esté siendo aplicada eficientemente. Las fallas de irrigación frecuentemente ocurren durante los períodos más cálidos y secos del año, lo que puede resultar en un rápido declive en las condiciones de juego si las reparaciones toman algunos días. Identificar los problemas con solvencia, con un programa de mantenimiento preventivo prudente, contribuye a limitar las fallas y a mantener la calidad en las condiciones de juego. Otros beneficios de un programa de mantenimiento preventivo incluyen:

  • Conservación del agua.
  • Prevenir fallas catastróficas.
  • Consumo de energía reducido.
  • Mantener la eficiencia en el riego.
  • Prolongar la vida útil de un sistema de riego y reducir los costos a largo plazo.

Los componentes de un sistema de riego tienen una expectativa de vida finita. Un buen programa de mantenimiento preventivo puede prolongar la vida de los equipos de riego y mantener su funcionamiento eficiente. Los procedimientos de mantenimiento específicos y sus intervalos varían de cancha en cancha, en función del tipo de equipo de riego y de su edad. En general, un programa de mantenimiento preventivo para un sistema de irrigación involucra la observación, ajuste y mantenimiento en intervalos regulares de aspersores, válvulas, controladores y otros componentes. Las siguientes actividades forman, típicamente, la base para un programa de mantenimiento preventivo:

  • Un mantenimiento diario involucra buscar posibles áreas mojadas y secas, monitoreando el sistema de bombeo y revisando el controlador central para asegurar que está correctamente programado.
  • Un mantenimiento semanal incluye frecuentemente observar la operación de los aspersores para asegurarse de que están rotando adecuadamente y de que no haya pérdidas o boquillas obstruidas.
  • Trabajos menos frecuentes, pero importantes, involucran un mantenimiento semi-anual del sistema de bombas y elevar y nivelar los rociadores. Acorde a investigaciones en el Center for Irrigation Technology, simplemente elevar y nivelar los rociadores puede mejorar las condiciones de juego y resultar en un ahorro de agua de hasta un 6%.

Cambiar el aceite de su auto y llevar a cabo mantenimientos de rutina lo mantiene andando sin problemas, y previene fallas. Del mismo modo, el sistema de riego de una cancha de golf necesita un mantenimiento preventivo para preservar sus condiciones operacionales, y poder de este modo contribuir a mantener un césped saludable y jugable, especialmente en los calurosos días donde más se lo necesita.

El presente artículo fue aportado a TGMdigital por la USGA, y extraído de su página web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account