Log In
.

El límite de velocidad de los greens

Por la USGA Green Section.

El mantenimiento de la velocidad adecuada en los greens es un desafío, dado que involucra tanto a la ciencia como a la subjetividad. La velocidad de los greens puede también ser un factor emocional entre los golfistas. Algunos encuentran más deseables las velocidades más rápidas, sin embargo, no aprecian el incremento en los costos de mantenimiento y el ritmo de juego más lento que comúnmente acompañan a los greens más rápidos.

El límite de velocidad apropiado para los greens de una cancha de golf depende de la disponibilidad de recursos, y del límite de velocidad impuesto por su arquitectura. Este último factor se refiere a la velocidad del green a la cual, en caso de ser superada, tornaría obsoletas un significativo número de ubicaciones de banderas, dado que las pelotas no podrían frenar cerca del hoyo. Superar el límite de velocidad de la arquitectura puede quitarle al juego su regularidad y disfrute. Velocidades de greens excesivamente altas pueden, también, conllevar a problemas agronómicos y a un juego lento.

Hacia fines de los años 1970, cuando se introdujo el USGA Stimpmeter®, la velocidad de los greens eran mucho más lentas que lo que son hoy. El promedio de velocidad en 1978, medida por los agrónomos de la USGA en cientos de canchas alrededor de los Estados Unidos, era de 6 pies y 6 pulgadas. El promedio de velocidad de greens hoy en día es considerablemente mayor.

Dadas las condiciones más lentas del pasado, muchos putting greens construidos hace años fueron diseñados con ondulaciones marcadas y pendientes más empinadas, para agregar mayor interés y desafío. Estos greens tenían bastantes ubicaciones de bandera utilizables, cuando eran mantenidos a velocidades más lentas. Sin embargo, las variedades mejoradas de césped, las nuevas tecnologías de máquinas de corte y los avances en la ciencia del manejo del césped, hicieron posible mantener los mismos greens a velocidades considerablemente más rápidas. A medida que las canchas fueron más allá del límite de velocidad de su arquitectura, grandes porciones de sus greens se tornaron injugables como para colocar banderas.

El hecho de que algunas áreas de un green se tornen inutilizables para la colocación de banderas no es necesariamente algo por lo cual preocuparse. Sin embargo, cuando el porcentaje de área útil se ve ampliamente reducido, surgen los problemas en el césped y en la jugabilidad. Cuando las ubicaciones de los hoyos se pierden a causa de velocidades de green más rápidas, algunos de los intereses estratégicos e intenciones arquitectónicas de la cancha de golf se pierden. Dependiendo del diseño de los greens, perder algunas posiciones de banderas puede causar que los bunkers, y otros factores estratégicos, tengan menos impacto en el juego que lo originalmente planeado. Incluso, los problemas agronómicos, como la compactación del suelo y el desgaste del césped, aparecen cuando el tráfico de golfistas se ve concentrado en áreas progresivamente más reducidas.

En casos extremos, exceder el límite de velocidad de la arquitectura puede conllevar a una situación en la cual simplemente no hay suficientes posiciones mediante las cuales se podría distribuir el tráfico de los golfistas. El césped es mucho más propenso a experimentar estrés, enfermedad y raleo cuando se ve sujeto a un tráfico concentrado y constante.

Entonces, ¿cuándo pasa a ser un problema el excederse del límite de velocidad de la arquitectura? Para períodos de tiempo cortos – es decir, un par de semanas al año – exceder el límite de la arquitectura probablemente no ocasione problemas agronómicos perceptibles. Sin embargo, hacerlo por períodos prolongados de tiempo posiblemente generará efectos adversos a nivel agronómico.

Tradicionalmente, la determinación del límite de velocidad de la arquitectura de un green ha sido medida mediante prueba y error. Sin embargo, el mapeo digital de las superficies de putt es una técnica novedosa, que puede ahorrar mucho del trabajo adivinatorio de este proceso. Conocer el límite de velocidad de la arquitectura de los greens ayuda a los clubes y a sus superintendentes a evitar los problemas en el césped, su jugabilidad y el juego lento.

El presente artículo ha sido aportado a TGMdigital por la USGA, y extraído de su página web.

Tagged under:

1 Comment

  1. Jorge V. Garasino Reply

    Excelente comentario !! Debería formar parte de la “biblia” de muchos Capitanes y jugadores exquisitos que pretenden condiciones de juego sin advertir las limitaciones que tienen los clubes en recursos y maquinarias..Lo compartiré con amigos del exterior. Bien por Ricardo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log In or Create an account