Últimos artículos
NEWS
first
  
last
 
 
start
stop
TGM DIGITAL CAMPOS DEPORTIVOS Lo mejor de ambos mundos - bigga
PDF Print E-mail


Lo mejor de ambos mundos

Scott MacCallum vivió la experiencia de estar en dos países al mismo tiempo en su viaje al Llanymynech Golf Club para reunirse con Allen Lewis.

Por Scott MacCallum

Muchas veces escuchamos decir, respecto de los jugadores que con más fuerza le pegan a la pelota, que son capaces de mandarla “hasta el condado de al lado”. Pues bien, en un club de golf situado cerca de la localidad de Oswestry, en Inglaterra, cualquiera de sus socios podría decir lo mismo de sí mismo sin faltar a la verdad.

Ahora bien, esto no significa que el Llanymynech Golf Club desborde de clones de John Daly o Laura Davies –difícil imaginar semejante idea– sino que se trata del único club de golf en el mundo que está emplazado sobre dos países, ostentando así tres hoyos en Inglaterra y quince en Gales.

El campo está ubicado sobre la colina de Llanymynech y ofrece unas vistas magníficas a medida que se extiende hacia el norte de Gales, por un lado, y hacia Shropshire, por el otro. La zona es, además, tan famosa por su belleza que fue elegida para la filmación de la película de Hugh Grant “El inglés que subió una colina y bajó una montaña”, en 1995.

 

 

 

Pero no nos dejemos llevar por la idea de que el principal motivo de su fama obedece a su apariencia y no a su esencia. El campo es, sin dudas, desafiante. Testimonio de ello es la gran cantidad de destacados jugadores que han surgido del club.

El actual profesional Andy Griffiths se inició en el grupo de menores y un grupo de integrantes de los equipos galeses de mayores actualmente está jugando fuera del club.

Fue también en este club que un tal Ian Woosnam aprendió a jugar al golf. Me refiero a Ian Woosnam, ex campeón del Masters, número uno del mundo y capitán de la Copa Ryder europea. ¡No muchos clubes en el golf mundial pueden jactarse de haber preparado a un jugador que haya alcanzado un nivel tan alto!

Ian creció en Llanymynech junto a su hermano mayor y a sus padres, ambos capitanes del club (su hermano menor, Gareth, es actualmente superintendente del Oswestry Golf Club). De hecho Allen fue invitado al programa de Ian This is your life.

Woosie también creció y jugó con Allen Lewis, actual encargado del campo, que ha sido parte del club toda su vida, desde 1972, cuando el campo acababa de crecer de 9 a 18 hoyos y aún compartía el espacio con un grupo de ovejas que solían pastar en la colina.

Sentados en las estupendas instalaciones de mantenimiento que se encuentran cerca del clubhouse pero fuera de la vista, Allen cuenta con gran afecto hacia el club el progreso y los inconvenientes de los que fue testigo a lo largo de los últimos 37 años.

“Dejé la escuela a los 15 años con la idea de unirme tal vez al departamento de policía o ingresar en la industria de la construcción, pero ya habían dejado de tomar aprendices y eran pocos los puestos de trabajo. Surgió entonces un trabajo aquí y conocí al encargado de greens, que en ese momento estaba trabajando en el green 12, y me ofreció empleo. Éramos sólo dos y 200 ovejas en esa época”, recuerda Allen, un inglés con acento galés.

El equipo de mantenimiento de césped del Llanymynech Golf Club.

Un cambio importante tuvo lugar cuando el club compró los derechos de pastoreo en 1978 y las ovejas fueron desalojadas, permitiendo al club continuar desarrollándose y perfeccionándose.

En 1979, se instaló un sistema de riego automático, gracias en parte a una subvención del Welsh Development Board. El club, si bien está inscripto en la Shropshire Union, ¡fue siempre muy hábil para captar fondos de ambos lados del límite!

“El club recaudó la mayor parte de los fondos para el sistema de riego, ofreciendo una cuota de membresía fija por cinco años de ₤250 únicamente para los primeros 50 socios que se anotaran, lo que significó que, con el aumento de las cuotas a lo largo del período los socios obtuvieran el equivalente a un año gratis de golf y el club, el dinero para instalar el sistema”, explicó Allen.

El riego para un número limitado de tees se introdujo hace unos cuatro años. Tal vez el mayor proyecto encarado por el club tuvo lugar próximo al cambio de milenio, cuando los 18 greens fueron reconstruidos a lo largo de tres años de programas de invierno.

“Teníamos arcilla gruesa debajo de los greens por lo que no drenaban nada bien. A su vez, inevitablemente se fue formando una capa de thatch. En primer lugar, decidimos renovar cuatro de los greens que estaban en peores condiciones, y la mayor parte del trabajo lo hicimos nosotros mismos. Alquilamos una JCB y un conductor mientras cortábamos el césped, manejábamos los camiones, colocábamos 220 toneladas de zona radicular y 200 toneladas de piedra y luego recolocamos el césped. Valió la pena porque antes, si llovía durante algunas horas, yo ya sabía que íbamos a tener que quitar con un cepillo el agua de la parte posterior de los greens 12 y 1. Ahora podemos tener una tormenta que se drena en 15 minutos.”

Pero el trabajo coincidió con el peor día en la vida laboral de Allen, cuyo octavo aniversario cayó el día siguiente al de mi visita.

“Descubrimos que cinco de nuestros greens habían sido cubiertos con herbicida. Decidimos consultar y luego intentamos sacar agua de los greens utilizando mangueras y, si bien al principio pensamos que los habíamos salvado, una semana más tarde se tornaron color marrón, amarillo negro y barrosos.

“Las pruebas demostraron que la zona radicular estaba infectada a ocho pulgadas de profundidad, por lo que tuvimos que excavar los greens y reconstruirlos, tres de los cuales ya habían sido recompuestos según el programa de reconstrucción.

“Buscamos algún resto de bolsa de herbicida. Quien haya sido sabía que debía caminar hacia atrás para evitar el contacto con los zapatos. La policía nunca pudo encontrar al responsable y jamás pudimos entender el motivo del ataque. Tuvimos que comprar más césped y zona radicular, y nos tomó alrededor de tres años lograr que los greens regresaran al estado en que los queríamos.”

Llanymynech es un sitio de especial interés científico y Allen debe trabajar conjuntamente con la CADW (Conservation and Development of Wales) para cualquier proyecto que quiera realizar en el campo de golf.

“No puedo poner ni una pala en el terreno sin conseguir primero el permiso de la CADW y puede tomar hasta tres meses obtener una decisión de parte de ellos”, explica Allen. “De hecho, ellos realizan inspecciones de la cancha y en una de esas inspecciones me preguntaron cómo se colocaban los 150 indicadores.”

Allen ha desarrollado una relación laboral muy cercana con la agencia a través de los años y sabe que cualquier intento por pasar por alto el sistema resultaría en una interrupción de esa relación y no más permisos para futuros proyectos.


Los sauces fueron plantados sobre un montículo a fin de evitar cavar pozos.

“Significa que debemos planear todo con mucha anticipación y que no podemos poner en práctica de un día para el otro lo que se decide en una reunión de la comisión.”

La CADW conoce los beneficios que el golf le ha traído a un área que, de otro modo, sería inaccesible para muchos, pero el lado derecho del segundo fairway es un ejemplo de lo que a veces es necesario hacer.

“Teníamos el problema de que había pelotas que caían en un jardín, por lo que decidimos plantar unos sauces para evitar que esto siguiera ocurriendo. Debido a que hicimos pozos en el terreno, tuvimos que construir un montículo de cuatro pies de altura y plantar allí los árboles”, explicó, y añadió que trabaja en esto conjuntamente con su Presidente de Cancha, Brian Suckley, quien también es Gerente de Finanzas.

Otro problema surgió mientras se construían las JSRs para el nuevo sector de mantenimiento.

“Necesitábamos permisos para hacerlo y la CADW trajo a una persona aquí para ver cómo se llevaba a cabo el trabajo. Mientras cavábamos las bases, se encontró un cráneo antiguo que frenó el trabajo por tres meses. El cráneo databa del 780 a.C. y se consideró un hallazgo importantísimo. Actualmente se encuentra en un museo de Cardiff, pero el club tuvo que pagar la tasa arqueológica mientras se realizaba la excavación en el lugar y eso costó unos ₤4.000 adicionales.”

El club trajo reconocimiento a la zona al ganar el premio galés en la competencia de golf y medioambiente de la BIGGA en el año 2000.

Allen no es un mal jugador. Integró el mismo equipo de condado que Woosie, Sandy Lyle, Peter Baker y otros, y jugó contra otros competidores de igual nivel como Paul Broadhurst y David Gilford, todos jugadores de la copa Ryder. Está particularmente orgulloso de haber superado el record de Woosie en el campo de Llanymynech en el Captain Day de 2007, con 64 golpes (6 bajo par) y rápidamente aclara que lo hizo sólo diez días después de haber aireado y aplicado topdressing en el green. “Una muy buena publicidad en favor de la realización de ese tipo de trabajos en agosto”, añade enseguida.

“Gareth Woosnam comunicó a su hermano la noticia y yo recibí una hermosa carta de Ian, en papel con membrete de la Ryder Cup, felicitándome y agregando que en algún momento regresaría para recuperar su record.”

El personal de mantenimiento está actualmente conformado por cuatro integrantes, Allen Evans, quien ha trabajado en el club durante seis años; Matt Lewis (el hijo de Allen) quien ha sido parte del club por cuatro años y medio, y James Hampson que ha estado en Llanymynech por 18 meses. Allen y Matt han alcanzado ambos su Nivel III y James está asistiendo ahora a una capacitación en el Reaseheath College.

El club se encuentra en proceso de construir una cancha corta “Academia”, en una antigua área forestada del club destinada a niños de escuelas locales, pero que también ofrece a los socios la posibilidad de perfeccionar su juego.

“Los fondos fueron provistos por Visit Wales y su iniciativa de la Ryder Cup. La Academia se encuentra en la parte galesa del campo (de otro modo no hubiéramos conseguido el dinero para hacerlo) y hemos colocado varios greens artificiales, ya que para nosotros es otra área para mantener y queríamos limitar la cantidad de trabajo adicional que significaría.

El club espera que Woosie inaugure la nueva cancha el año próximo.

Tal vez debería aprovechar esa oportunidad para recuperar el record de su viejo amigo.

El presente artículo fue cedido a TGM por la BIGGA (British & International Golf Greenkeepers Association) y extraído de su publicación Greenkeeper International.

 

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.