Últimos artículos
NEWS
first
  
last
 
 
start
stop
TGM DIGITAL CAMPOS DEPORTIVOS Manejo de campos deportivos durante restricciones de agua - stma
PDF Print E-mail

Manejo de campos deportivos durante restricciones de agua

Por Dr. Robert N. Carrow

Algunas cosas simplemente no son compatibles. Una fuerte restricción del uso del agua por sequía y un campo deportivo seguro y con buenas condiciones de jugabilidad son un ejemplo. De hecho, todos los atributos fundamentales de un campo deportivo que se relacionan con la seguridad del jugador y con la jugabilidad del campo se ven en gran medida influenciados por el agua, ya que ésta afecta a las condiciones del césped y del suelo. Con demasiada frecuencia se imponen restricciones de agua a los campos deportivos sin tener en cuenta su verdadero impacto. A un jugador le importa mucho menos la calidad visual o estética del campo que su capacidad para evitar resbalones y lesiones y el poder contar con una superficie de juego previsible.
La bibliografía específica sobre el mantenimiento de campos deportivos durante condiciones de sequía y para un uso más eficiente del agua es bastante limitada, pero la Tabla 1 presenta un listado de muy buenos materiales de consulta a los cuales recurrir para un tratamiento más completo de este tema, en especial el documento de la M.A.V. (7).

 

Buenas técnicas de manejo para la conservación del agua


La conservación del agua debería ser un objetivo para todo el establecimiento, y no sólo para el campo de juego. Winter Springs, FL Parks & Rec, cortesía de Chuck Pula.

Afortunadamente, existe una serie de ajustes en las prácticas de manejo que pueden implementarse a fin de lograr una mejor conservación del agua y una mayor eficiencia en el empleo de la misma, manteniendo a la vez una excelente superficie. Este enfoque de mejores prácticas de manejo medioambiental (BMP en sus siglas en inglés) puede aplicarse a cualquier cuestión medioambiental (Tabla 1, ítems 1 y 2). No existe una práctica de manejo “mágica” que pueda lograr una conservación del agua, sino una serie de ajustes menores que, combinados, pueden conducir a importantes ahorros de agua sin sacrificar la seguridad del campo ni su jugabilidad:

Objetivos
Identifique objetivos iniciales y objetivos a largo plazo para los temas fundamentales: fomentar campos seguros y mejorar la eficiencia en el empleo del agua y su conservación. Estos objetivos debería desarrollarlos y estar acordados con la administración del establecimiento. Si bien los objetivos a corto plazo se basan en la infraestructura y en los equipos existentes, un plan a un plazo más largo puede incluir mejoras en infraestructura, equipo y personal

Evaluación del lugar
Un manejo para un área específica requiere información específica sobre esa área. Por lo tanto, todas las áreas deberían ser evaluadas en forma intensiva a fin de obtener información que pueda influenciar el manejo del agua. Esto debería incluir: una revisión del sistema de riego, un análisis exhaustivo de las propiedades físicas y químicas del suelo, un estudio del drenaje subterráneo y superficial, y la evaluación de posibles fuentes de agua para riego y pruebas de calidad del agua y del suelo. Todas las prácticas de conservación del agua implementadas en el pasado o actuales deberían identificarse junto con sus costos estimados en cuanto a dinero y mano de obra, dado que esta información ayudará a definir qué es lo que ya se ha logrado. Esta última información es de enorme utilidad para quienes toman las decisiones financieras y es también un arma valiosa al momento de presentar prácticas de manejo ante entes reguladores.

 

Fuentes de agua de riego alternativas
Debería evaluarse la disponibilidad, a corto y largo plazo, de fuentes de agua no potable para su uso en riego. Las fuentes más comunes son: el agua reciclada (efluentes, aguas residuales), el agua de lluvia recolectada en el sitio para utilizar en riego; la reutilización del agua de drenaje; en grandes establecimientos lo que se denomina sewer mining (el aprovechamiento de las aguas residuales de cloacas locales cerca de su mismo origen) mediante instalaciones de tratamiento para su uso en riego; el uso de acuíferos salinos no adecuados para beber; y la desalinización. Una vez identificadas las fuentes, se debería realizar un análisis completo de la calidad del agua de riego, en especial en relación a la presencia de sales, sodio y cargas nutrientes totalmente solubles. En regiones áridas y semiáridas, no es inusual que el agua proveniente de plantas de tratamiento de agua públicas presente algún grado de carga de sal y sodio. Si ese es el caso, tendrá un impacto significativo en los posibles requerimientos de infraestructura y equipos para un manejo de la sal, al igual que futuras necesidades de modificación química nutricional y del suelo (Tabla 1, punto 3).

Diseño del predio para la conservación del agua
Esta estrategia incluye una construcción inicial al igual que posibles cambios en infraestructura en terrenos existentes y debería comprender: una modificación del suelo para permitir la filtración del agua (el sand capping, que consiste en añadir arena para alterar las condiciones de la superficie añadiendo también materia orgánica); omitiendo o limitando el riego alrededor de las instalaciones recreativas en las que el riego no es esencial; y una recolección y captación del agua de esos alrededores para su empleo en riego.

Diseño, instalación y mantenimiento del sistema de riego
Un correcto diseño del sistema de riego es el factor más importante. Sin un espaciado, bocas y disposición adecuados para una aplicación uniforme del agua, el sitio va a estar excesivamente regado en algunas áreas como para aplicar suficiente agua en las áreas más secas, o habrá zonas regadas en forma adecuada pero condiciones secas y difíciles en las áreas con una cobertura insuficiente. De todos modos, recuerde que las condiciones de humedad del suelo se relacionan en forma directa con la seguridad del jugador y la jugabilidad del campo. Es más que un tema de conservación.
El sistema de riego es el principal medio por el cual se alcanzan condiciones de superficie adecuadas en términos de condiciones del césped y humedad del suelo. El paso siguiente es una correcta instalación de los elementos que componen el sistema de riego, a lo cual debe seguir un buen mantenimiento, incluyendo la reparación inmediata de las filtraciones. Básicamente, un buen diseño debería enfocarse en la uniformidad de aplicación y en la flexibilidad para la aplicación en sitios específicos (donde el agua se necesite, cuando se necesite y en la cantidad correcta), y debería contar con sensores de lluvia.

Programación del riego
Incluso con un sistema de riego bien diseñado, la programación del riego es la que en último término determinará la cantidad de agua. Para una programación más eficaz, considere desarrollar una propuesta de presupuesto para riego, utilizar como herramientas para esa programación del riego métodos que se basen en el césped, el suelo o el clima, a fin de calcular cuándo regar y cuánta agua aplicar. Por otro lado, mi actual investigación se enfoca en un medio de evaluación por áreas para grandes espacios verdes más sólido y efectivo en términos de costo, utilizando sensores móviles trasladados con vehículos (que determinan el contenido de humedad del suelo, su compactación, y reproducen mapas del stress del césped con coordenadas de GPS que pueden utilizarse en programas informáticos de Sistemas de Información Geográficos para representación en mapas y análisis), determinación de los límites de áreas similares (áreas que deberían recibir un riego similar) y colocación de sensores de suelo a través de una base científica (Tabla 1, punto 5).

Selección del césped
Los criterios clave para la selección de céspedes para campos deportivos continuarán siendo la tolerancia al stress producido por el tránsito, la adaptación a los requisitos de altura de corte para el deporte de que se trate, la adaptación a las condiciones climáticas locales y la resistencia a las plagas. Sin embargo, debido a la actual tendencia a la conservación del agua, la resistencia a la sequía (prevención y tolerancia), la tolerancia a la salinidad y la tolerancia al stress por temperaturas altas (a menudo inducido por la sequía y/o la salinidad) deben considerarse cada vez más.

Prácticas de manejo adicionales para la conservación del agua y la seguridad/jugabilidad del campo
Los programas de cultivo superficial son particularmente importantes para la recolección de agua de lluvia y para permitir una programación de riego eficiente y mantener una superficie flexible. También son necesarios los programas de cultivo profundo para promover raíces profundas y la infiltración del agua. En campos que reciben sales y sodio solubles a través del agua de riego, un equipo y programa de cultivo adecuados son aún más importantes debido a que el trabajo debe realizarse con mayor frecuencia. Otros aspectos a considerar en cuanto al mantenimiento son: un planeamiento del tránsito, a fin de evitar un desgaste y surcado inconvenientes en ciertas áreas localizadas; el topdressing para nivelar el campo y modificar las condiciones del suelo; la promoción de raíces profundas mediante la fertilización, el encalado, etc.; los agentes humectantes; una altura de corte adecuada; y de ser necesario, una modificación del suelo o sand-capping.

Estrategias de conservación del agua en las instalaciones de mantenimiento y en el predio en general
La conservación del agua debería ser un objetivo para todo el establecimiento, y no sólo para el campo de juego. Esto implica programas de conservación para los espacios cubiertos de cualquier edificio de oficinas, de mantenimiento de equipos u otras instalaciones, ya sea dentro del mismo establecimiento o en otra ubicación pero vinculada a éste.


Maryvale Baseball Park, Arizona. Foto de Eric Schroder.


Desarrolle planes referentes al agua

El paso inicial en el planeamiento es desarrollar e implementar un plan formal de conservación de agua incluyendo las mejores prácticas para condiciones normales. No obstante, deberían incluirse planes específicos para distintos niveles de restricciones de agua que puedan darse por condiciones de sequía. Durante periodos de restricción de agua, las áreas con prioridad de riego deberían estar identificadas tanto en los campos de juego como en las áreas linderas, para un riego limitado. Los céspedes con resistencia a la sequía podrán sobrevivir por períodos relativamente prolongados, dependiendo del clima, pero un riego mínimo durante una inactividad prolongada inducida por una sequía puede extender la vida del césped inactivo. El reestablecimiento ciertamente requerirá más tiempo, agua e insumos que en un mantenimiento para supervivencia.

Otro aspecto del planeamiento para la eventualidad de una sequía son los ajustes en la fertilización, en la aplicación de pesticidas, en el corte y en otras operaciones de mantenimiento, que serán necesarios en varios niveles de restricción de agua, al igual que durante periodos de recuperación luego de una sequía. Ciertamente el periodo anterior a un uso intensivo del campo es crítico si se quiere que el césped alcance un nivel estándar, en cambio durante periodos sin uso o de poco uso los insumos pueden disminuirse.

 

Educación

La conservación del agua es un tema complejo. Los gerentes de mantenimiento de césped instruidos son un componente integral para unas buenas prácticas de manejo, al igual que la capacitación ha sido esencial en la promoción de las buenas prácticas de manejo para la protección de la calidad del agua y el manejo integrado de plagas. La educación formal y la capacitación continua sobre conservación del agua deberían fomentarse entre los miembros del personal. Por otro lado, el superintendente de campos deportivos a menudo hace las veces de un educador para otras personas vinculadas a la conservación del agua en los establecimientos deportivos, como son quienes se encargan de definir sus políticas, las autoridades de manejo de agua, los estudiantes de mantenimiento de césped, los usuarios del campo, los miembros del equipo, etc.


Control y modificación de estrategias de conservación

El control y la revisión de los objetivos iniciales será un proceso constante. Pero otros aspectos deberán tenerse también en cuenta, como por ejemplo los costos de tiempo y dinero vinculados a estas actividades (incluyendo el mantenimiento de un registro y el aumento en el costo de los controles). El seguimiento de un programa de conservación de agua puede incluir también la evaluación de sus resultados mediante la documentación del empleo del agua (por ejemplo, a través de medidores de agua) y su relación con el rendimiento del césped. Un control periódico puede identificar pérdidas, defectos en los cabezales de riego, limitaciones en el diseño, problemas en la programación del riego u otros usos poco económicos del agua. El control podría incluir el uso de instrumentos para contabilizar la dureza del suelo o estimar el torque por el tráfico.


Evaluación de costos y beneficios para todos los “interesados”

Si se ha de presentar un plan de buenas prácticas de manejo ante autoridades políticas o reguladoras de agua, entonces esta sección es importante. La evaluación de los costos y beneficios asociados al desarrollo y la implementación de un plan de conservación de agua de mejores prácticas a largo plazo, y de los beneficios de los campos deportivos es necesaria no sólo para el planeamiento del establecimiento, sino también para poder demostrar a las autoridades de control y a posibles críticos de césped que se han empleado un gran esfuerzo y recursos en la conservación del agua. Por otro lado, el documento sobre mejores prácticas es una oportunidad para mencionar los beneficios del establecimiento para el área local/estadual, y para señalar potenciales costos para la sociedad en el caso de que se establezca un enfoque normativo rígido (de comando y control) para la industria. Artículos específicos sobre campos deportivos comunitarios, en relación a este tema, pueden encontrarse en la Tabla 1 (el los puntos 1,7).

El potencial conflicto entre las restricciones de agua y los campos deportivos comunitarios es probable que tome mucho tiempo. Una respuesta esencial por parte de los usuarios y los gerentes de campos deportivos debería ser fomentar las normas de mejores prácticas de manejo de agua, estaduales o de distrito, que permiten un riego razonable en los campos en beneficio de la seguridad del jugador. La segunda respuesta debería ser desarrollar e implementar técnicas de manejo para áreas específicas de los establecimientos deportivos a fin de participar en los esfuerzos por conservar el agua de toda la comunidad y demostrar en forma pro-activa que dentro de esta industria existe un pensamiento sostenible y a favor de la conservación del agua.


El Dr. Robert N. Carrow es profesor y científico investigador de Crop & Soil Science, University of Georgia/Griffin Campus.

El presente artículo fue cedido a TGM por la Sports Turf Managers Association y extraído de su publicación Sports Turf

 

 

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.